Ir al contenido principal

Encuentro con Miguel Hernández

Hoy visité la casa de Miguel Hernández. 

El tren desde Elche me llevaría a Orihuela, el pueblo del poeta y de Ramón Sijé. En un día tórrido, desde las ventanas del ferrocarril, se iban dibujando paisajes solariegos cubiertos por un sol veraniego y deslumbrante.

Recordé las poesías de Miguel, poesías que conocí en aquellos libros de literatura del bachillerato,  los certámenes dedicados al poeta, a mi amiga Paqui que se atragantó recitando, a un amor de juventud entrevistando a Josefina Manresa... ¿Dónde estará ese amor de juventud?

Miguel Hernández, Carlos Antón Torregrosa, Enseñanza UGT Ceuta

Con Miguel descubrí el sentido de la amistad, el amor, la guerra, la soledad, la tristeza, el ánimo, la lucha, la esperanza.

Me llamo barro aunque Miguel me llamen, tristes guerras si no es amor la empresa, vino con tres heridas, yo quiero ser llorando el hortelano, la cebolla es escarcha... Iba recitando en silencio, a dentelladas, las señas de identidad de mis emociones.

Entrar en casa de Miguel fue una especie de reconciliación, un sentir sus manos, sus palabras, su dolor plagado de ternura. Oír el susurrar de sus versos, oler el aroma de todos los rincones de la casa... Miguel, Miguel, Miguel, estoy aquí, he venido a desamordazarte y regresarte. He regresado para desenterrarte, para mirarte frente a frente, para curarte las cicatrices, para hablar contigo, para contarte que nunca te fuiste, que ganaste la batalla aunque perdiste la guerra.

Miguel Hernández, Carlos Antón Torregrosa, Enseñanza UGT Ceuta

He vuelto a tu huerto y a tu higuera, he limpiado la pátina del tiempo y te he llamado...

Miguel, vámonos a los campos: te esperan las golondrinas, las palmeras, el viento, la lluvia. Buscaremos a Ramón, a Josefina, andaremos bajo la tormenta, bajo los rayos que no cesan. Nos espera tu almendro de nata, tus trigos, tu revolución pacífica...

Miguel, he vuelto. Compañero del alma, compañero.

Carlos Antón Torregrosa
Profesor de Filosofía del IES Luis de Camoens (Ceuta)

Comentarios