Ir al contenido principal

FeSP-UGT Enseñanza ante el nombramiento de la Ministra de Educación, Isabel Celaá, del nuevo Gobierno

Respecto al nombramiento de Isabel Celaá como Ministra de Educación del nuevo gobierno presidido por Pedro Sánchez, desde FeSP-UGT Enseñanza Ceuta le deseamos muchísima suerte en su labor y que, por supuesto, esté a la altura de las exigencias y responsabilidades propias de su cargo. La Comunidad Educativa lo necesita porque es el futuro lo que está en juego.

Ya a nivel federal, FeSP-UGT Enseñanza, pese al cambio de Gobierno y la novedad que ello supone, seguirá reclamando, tal y como ha expresado Maribel Loranca Irueste, nuestra Secretaria del Sector de Enseñanza de FeSP-UGT, las mismas (y viejas) exigencias de las muchas que hay pendientes en materia educativa, además de no quedarnos cortos con las nuevas que surjan, como...
  • La derogación del RD 14 de 2012, que supuso -entre otras cosas- el aumento de las ratios y del horario lectivo de los docentes. La consecuencia más grave fue la expulsión de aproximadamente 30000 trabajadores y trabajadoras del sistema educativo. 
  • La apertura de todos los ámbitos de negociación, cerrados con los ministros José Ignacio Wert e Íñigo Méndez de Vigo, y que afectan a los trabajadores y trabajadoras de la Enseñanza Pública, la Enseñanza Concertada y la Universidad. 
  • Una mayor inversión en Educación pese a los compromisos contraídos en materia presupuestaria. Con el Partido Popular, habíamos vuelto al porcentaje del PIB de principios de los años 90 del pasado siglo.
  • Por último, ojalá conozcamos un verdadero interés por la Educación por parte de la nueva Ministra.
"Si estando en la oposición, el PSOE se reunió con la Comunidad Educativa en diferentes ocasiones, esperamos que ahora, al frente del Gobierno, negocie de verdad con ella", ha afirmado Maribel Loranca.

Docentes imprescindibles

Por su parte, el Sindicato de Enseñanza Privada de FeSP-UGT lamenta que, tras casi siete años de Gobierno del Partido Popular, no se haya convocado en ningún momento la Mesa Sectorial de la Enseñanza Concertada. Ni José Ignacio Wert ni su sucesor al frente del Ministerio de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, han mostrado el más mínimo interés en convocar a la Mesa tripartita formada por el propio MECD, los sindicatos y patronales con representatividad en la Enseñanza Concertada.

FeSP-UGT denuncia además que la última acción del gabinete ministerial de Méndez de Vigo haya tenido un componente puramente propagandístico, al enviar una convocatoria "imposible" de dicha Mesa Sectorial el mismo día 29 de mayo, pero citando a las partes para el 18 de junio, con la moción de censura en marcha y siendo plenamente conscientes de la posibilidad cierta de que dicha convocatoria nunca se fuese a formalizar como consecuencia del posible cambio de Gobierno.

Cabe recordar que la última convocatoria de la Mesa Sectorial de la Enseñanza Concertada se produjo nada menos que en 2011, siendo aún ministro de Educación Ángel Gabilondo. Hasta aquel momento las reuniones de dicho órgano eran sistemáticas y ya UGT trasladó cuestiones del máximo interés para el sector, incluyendo entre otras numerosas aportaciones para la negociación de un nuevo RD de conciertos educativos o la culminación de la homologación de los trabajadores de la red Concertada.

Desde entonces, en no pocas ocasiones, la Federación de Empleados y Empleadas de los Servicios Públicos de UGT ha solicitado, instado y exigido al MECD a través de cartas, comunicados, vías telemáticas, a través de enmiendas en el Consejo Escolar del Estado o incluso en forma de protesta por medio de la huelga del 9 de marzo de 2017 la convocatoria urgente de la Mesa Sectorial de la Enseñanza Concertada. Y siempre lo ha hecho para plantear las cuestiones esenciales que afectan y preocupan en su labor diaria a los trabajadores del sector. Mientras, la respuesta del MECD siempre ha sido el silencio y el olvido a dichas peticiones, hasta la convocatoria del pasado 29 de mayo.

FeSP-UGT se ha mostrado en todo momento a favor del diálogo y la negociación en dicha Mesa Sectorial, independientemente del color político delGobierno que la pudiese convocar, con el fin de favorecer los intereses laborales, sociales y económicos de los trabajadores de la Enseñanza Concertada. Algunos de los elementos que FeSP-UGT ha reivindicado de manera explícita a lo largo de estos años al Gobierno, junto con la petición de convocatoria de esta Mesa, han sido entre otros:
  • Contemplar un procedimiento y plazos definitivos para conseguir la homologación salarial y en condiciones laborales de los trabajadores de la Enseñanza Concertada.
  • Incluir a la totalidad de trabajadores de la Enseñanza Concertada y Educación Especial (PAS, personal complementario y nuevas figuras profesionales como orientadores, integradores sociales o trabajadores sociales en todas las etapas educativas o auxiliares de control) en pago delegado.
  • Recuperación de la Mesa establecida en la Disposición Adicional vigésimo novena de la LOE, por la cual las organizaciones empresariales y sindicales más representativas en el ámbito de la Enseñanza Privada Concertada tienen por objeto el estudio de los módulos de conciertos para valorar el coste total de la importación de las enseñanza en condiciones de gratuidad.
  • Negociación sobre plantillas en los centros educativos para poder impartir el currículum escolar estableciendo unas ratios profesor/unidad adecuadas. Es decir, incremento de profesorado para poder ofrecer un adecuado servicio público.
  • Incorporación con carácter básico y finalista a los módulos de conciertos estatales de las partidas necesarias para que las CCAA puedan satisfacer el abono de los sexenios.
  • Negociación de un nuevo real decreto de conciertos que sustituya al RD 2377/1985, de 18 de diciembre, Reglamento de Normas Básicas sobre Conciertos Educativos.
  • FeSP-UGT quiere recordar que mostrará con el nuevo Gobierno de España la misma exigencia que ha mostrado con el anterior, al tiempo que espera que, en esta nueva etapa, el Ministerio de Educación muestre una mayor receptividad, complicidad e implicación con las necesidades reales de los trabajadores de la Enseñanza Concertada.

Comentarios