La Educación en Valores, un arma de construcción masiva

Estoy en un Centro de Salud de Elche, acompañando a una amiga que necesita una receta de pañales para su madre. Muchas personas esperan ser atendidas por los médicos de Atención Primaria, la mayoría ancianos con enfermedades crónicas.

Pienso, mientras espero el turno de mi compañera, en la cantidad ingente de pacientes que serán atendidos en los hospitales públicos, en las escuelas e institutos, en las universidades, en las pensiones, en el Estado del Bienestar que construimos entre todos y entre todas, como si fuéramos piezas de un gigante rompecabezas.

Estas conquistas sociales deberemos defenderlas con uñas y dientes, día a día, minuto a minuto. Vigilar que los impuestos que pagamos sean revertidos en el pueblo es tarea de todos. La lucha contra la corrupción, el fraude, la malversación de fondos... debe ser asumida por la sociedad. La vida nos va en ello. Somos eslabones de una frágil cadena.

Viñeta del maestro de cuádrulosJ. R. Mora. No dejéis de visitar su extraordinario blog

Yo, que trabajo en la Enseñanza y explico a mis alumnos y alumnas Educación en valores, siento que los adolescentes no valoran la cantidad de esfuerzo que se necesita para que la res publica (la cosa pública) funcione. Basan sus argumentos en los derechos que les asisten, sin deparar en las obligaciones para con el entramado social que los sostiene.

Oigo que Hacienda roba, que los políticos son corruptos, que todo funciona por el amiguismo, que si esto o lo otro, pero no filosofando sobre lo que ellos, como adolescentes, deben ofrecer a los demás.

Ya lo decía el viejo Aristóteles: "La tarea de la Filosofía es salvar la polis". Por ello, reivindico esta Educación en valores como arma de construcción masiva, no ya desde los Institutos sino desde las cunas que nos arrullan. Luchemos para el proyecto de la comunidad solidaria, libre, implicada en ese bienestar colectivo.

Las armas de un pueblo educado son más poderosas que todas las bombas atómicas del mundo.

Carlos Antón Torregrosa
Profesor de Filosofía en el IES Luis de Camoens de Ceuta

Comentarios