UGT y CCOO sitúan la derogación de la LOMCE entre las 20 actuaciones más urgentes de cara a las elecciones del 26J

La derogación de la LOMCE y su sustitución por una ley educativa asentada en un pacto social y político es una de las 20 actuaciones que UGT considera que se han de acometer de manera urgente tras las elecciones generales del próximo 26 de junio y que ayer, 7 de junio, presentó junto a CCOO en una Asamblea Abierta celebrada en Madrid y a la que habían sido invitados los principales partidos políticos que concurren a los comicios.

La lista de las 20 medidas imprescindibles está encabezada por la lucha contra el desempleo, que para ambos sindicatos constituye el objetivo número uno, y por la derogación de las reformas laborales impuestas y la lucha contra la precariedad laboral. Poner fin a la política de austeridad compulsiva, elevar el salario mínimo e impulsar incrementos salariales reales, de modo que se puedan recomponer las rentas e impulsar el crecimiento, son otras tantas medidas que UGT y CCOO consideran ineludibles y que han hecho públicas en un acto conjunto celebrado en la Plaza del Callao, en Madrid.

En materia de educación, ambos sindicatos propugnan la derogación de la ‘ley Wert’ y su sustitución por una norma asentada en un pacto social y político por la educación, que cuente con la participación no solo de las fuerzas políticas, sino del conjunto de la comunidad educativa, y, por tanto, también de los sindicatos como representantes legales del profesorado. Una ley, en suma, que haga efectivos los principios de equidad, excelencia y mejora de resultados educativos y que potencie y defienda la escuela y la universidad públicas.

Junto a ello, el documento conjunto aboga por reforzar las políticas activas de empleo y extender el sistema de protección por desempleo; reformar la política fiscal, de modo que aumenten los ingresos y paguen más los que más tienen; promover un suelo de gasto social en la Constitución, o recuperar el Pacto de Toledo y derogar las reformas sobre las pensiones llevadas a cabo a partir de 2012.

En ese listado de medidas urgentes, UGT y CCOO también incluyen otras que permitan garantizar la igualdad de trato y la no discriminación, reforzar la prevención de riesgos laborales, luchar contra la pobreza, construir un sistema integral de servicios sociales o aplicar de inmediato la ley de dependencia.

A su vez, el Sector de Enseñanza de la Federación de Empleados y Empleadas de Servicios Públicos de UGT (FeSP-UGT) ha hecho público un documento en el que, además de la derogación de la LOMCE y la necesidad de un pacto social y político por la educación, reclama un acuerdo para garantizar la financiación pública, avanzar hacia una escolarización de 0 a 18 años, la defensa y potenciación de la escuela pública, la recuperación de una educación en valores laicos y cívicos o el impulso y reconocimiento efectivo de la Formación Profesional, además de medidas eficaces que permitan superar los elevados porcentajes de fracaso escolar y de abandono escolar temprano, y todo ello en un nuevo marco en el que el profesorado se convierta en el motor del cambio educativo.

En materia universitaria, FeSP-UGT reclama el desarrollo del Estatuto del PDI (Personal Docente o Investigador), un mapa de titulaciones ligado a la financiación de las universidades y la planificación estratégica a medio y largo plazo, la eliminación de la tasa de reposición y una política de precios públicos y de becas que permita a los estudiantes estudiar y escoger la universidad que más se identifique con sus habilidades académicas.

En la presentación de las 20 actuaciones urgentes por el progreso y el bienestar social, UGT y CCOO han señalado que las soluciones a los graves problemas de la gente no pueden esperar más y que las próximas elecciones generales del 26 de junio deben ser el punto de partido definitivo para comenzar ese giro hacia el progreso de forma clara y sin demora.

Las dos organizaciones sindicales demandan a los partidos políticos que entiendan que sus programas electorales son un contrato con la ciudadanía, y con sus votantes en particular, que debe ser respetado una vez se celebren los comicios, al contrario de lo que ha pasado en, al menos, las dos últimas legislaturas.

UGT y CCOO plantean a las fuerzas políticas este conjunto de medidas imprescindibles para solucionar los problemas laborales y sociales más graves y las emplazan a que se comprometan a llevarlas a cabo si tienen la responsabilidad de gobierno.

Clica para acceder al documento completo: 20 actuaciones urgentes ante el 26J por el progreso y el bienestar social

Comentarios