Tiempo de compromisos educativos ante las elecciones del 26 de junio

La Federación de Enseñanza de UGT ante las pasadas elecciones del 20 D planteó a los partidos políticos sus propuestas básicas para mejorar nuestro sistema educativo. Tras seis meses sin gobierno y ante una nueva convocatoria de elecciones generales, el sector de Enseñanza de la Federación de Empleadas/os de Servicios Públicos (FeSP-UGT) exige un compromiso real a los partidos políticos para que la Educación esté en el centro de la acción política, convirtiéndola en una prioridad de Estado.

El sindicato sigue manteniendo sus líneas básicas, que considera imprescindibles para una educación de calidad para todos y todas.

El futuro gobierno de la nación debe derogar la LOMCE, algo necesario teniendo en cuenta la forma dispar en la aplicación de la misma llevada a cabo en las diferentes CCAA, el rechazo de su aplicación de algunas de ellas, la solicitud de paralización del calendario de la ley en el Congreso por la mayoría de los grupos parlamentarios en la última legislatura, las numerosas objeciones de la comunidad educativa y agentes sociales,… Estos son solo algunos hechos, lo suficientemente importantes, como para detener el desarrollo de esta normativa.

Por ello, es tiempo de compromisos educativos. Mediante el debate parlamentario se han de conseguir los apoyos y consensos necesarios que generen un amplio acuerdo educativo para elaborar otra norma que de lugar a un sistema estable en el tiempo y que la alternancia política que pueda producirse no conlleve un cambio radical como ha sucedido hasta ahora. Una normativa que pueda ser aceptada por la mayoría, dirigiendo y centrando todos los esfuerzos en las necesidades reales de nuestro sistema educativo y en la que la apuesta por la calidad en la enseñanza vaya unida a la equidad.


La futura ley tiene que tener vocación de estabilizar el sistema educativo y para ello, debe potenciarse un acuerdo de mínimos consensuados por todos los partidos políticos y por la comunidad educativa. Las bases de la futura ley deben sustentarse en un acuerdo de financiación que garantice la sostenibilidad de una educación de calidad. El objetivo sería recuperar el punto perdido del PIB en la próxima legislatura.

Es un hecho que la gestión de la enseñanza está descentralizada, por lo que la lealtad institucional ha de ser una de las premisas del futuro pacto. Otros aspectos como la relación entre las dos redes educativas, la educación en valores, la gestión de la escolarización,… pueden ser complicados para el consenso, pero han de ser debatidos para alcanzar un mínimo acuerdo.

Hasta el momento en que este objetivo pueda cumplirse, es necesaria la paralización de la LOMCE, ya que está generando graves problemas, creando desconcierto e incertidumbre tanto en el profesorado como en las familias y alumnado, trastocando la organización de los centros, alterando los procesos de enseñanza-aprendizaje,…con posibles consecuencias irreversibles para el alumnado y los centros, así como, la derogación de determinados artículos de la misma ya que deterioran el derecho a una educación en igualdad de oportunidades e impiden una vertebración social, cultural y territorial de nuestro país.

Clica para acceder: Propuestas básicas en materia de enseñanza de nuestro sindicato ante las elecciones del 26 de junio

FeSP-UGT Enseñanza

Comentarios