La condición del personal docente

La situación del personal y la profesión docente. Un estudio de las perspectivas de los sindicatos de la educación está basado en una amplia encuesta (respuestas de 73 organizaciones miembro de la Internacional de la Educación (IE) y un análisis bibliográfico sobre cuestiones relacionadas con la situación del personal docente. El estudio fue realizado a lo largo del último trimestre de 2014 y se recopiló en 2015. Este informe sobre la situación del personal docente fue uno de los documentos principales en los que se basó el Informe para el Comité de Expertos sobre la Aplicación de las Recomendaciones relativas a la Situación del Personal Docente (CEART).

El informe aborda el impacto de las políticas de austeridad relacionadas con la crisis financiera/económica mundial en varios países. La crisis ha agravado la presión en los salarios y en las condiciones de trabajo e incluso en los derechos adquiridos en varios países o ha servido de excusa para reducir libertades fundamentales (por ejemplo, la presión de la “troika”, la UE, el Banco Europeo y el FMI, las opiniones no objetivas y las violaciones obligadas del derecho a la negociación colectiva en Grecia). Algunos de los efectos en la educación y en esta generación de estudiantes, derivados de las imprudentes medidas de austeridad que se están adoptando, seguirán siendo palpables hasta mucho después de que la economía se haya recuperado.

Otra tendencia inquietante en los países afectados por la crisis, aunque también en muchos otros, era el aumento del trabajo precario para los docentes y otros trabajadores de la educación. Los contratos a corto plazo y temporales han sustituido el empleo seguro en muchos países. A menudo, esto formaba parte de un círculo vicioso en el que la calidad de la enseñanza y la formación docente era cada vez peor, y aumentaba el abandono de la profesión por parte de un gran número de docentes. La falta de docentes, allá donde existe, también está provocando que la docencia tenga una imagen menos atractiva porque se considera menos “profesional”. A pesar de que el trabajo precario estaba presente en todos los sectores educativos, predominaba particularmente entre los trabajadores de la educación superior, la educación de la primera infancia, la educación y formación profesional y los servicios de apoyo educativos.

Estos hechos están relacionados con un problema más general de “desprofesionalización”. Además de las preocupaciones tradicionales sobre la situación del personal docente presentadas en encuestas anteriores de la IE y relacionadas con los salarios, las horas y las condiciones de trabajo, los miembros de los sindicatos hablaban de empeoramiento en la situación docente debido a las presiones de la privatización, las actitudes competitivas, las relaciones laborales inseguras y políticas equivocadas sobre la evaluación y la responsabilidad, incluidos los exámenes de alto riesgo.

La situación de los docentes depende de la aplicación de los principios consagrados en las Recomendaciones de la OIT y el CEART sobre la Situación del Personal Docente desde 1966 y la Recomendación de la UNESCO de 1997 relativa al Personal Docente de la Educación Superior. La desprofesionalización y las presiones de las fuerzas y las mentalidades del mercado en los últimos años han minado en gran medida el reconocimiento y el respeto de estos principios. Este informe sobre la situación del personal docente es un signo más, una prueba más que demuestra las amenazas a la situación del personal docente de unas “reformas” equivocadas. Dada la íntima relación entre las condiciones de la enseñanza y las condiciones del aprendizaje, esas mismas amenazas también ponen en peligro la educación de calidad.

Este estudio es otra alarma sobre los peligros a los que se enfrenta la profesión docente, la situación del personal docente, el ejercicio del derecho a la educación y la educación como bien público. Pero también es una alarma que solo suena para los que desean oírla. No debemos permitir que los intereses privados y un marketing engañoso dejen de lado estos problemas. Todo lo contrario, deben colocarse en el centro de un debate de calidad, real y mundial sobre el futuro de la educación.

Clica para acceder al resumen del informe (es muy interesante): La condición del personal docente

Comentarios