Relevo en el Ministerio de Educación

El relevo en el Ministerio de Educación se produjo finalmente ayer, sobre las once de la noche, con nocturnidad y alevosía. El cambio parece tener más que ver con la improvisación y las exigencias personales del ministro saliente que por necesidades de Estado. Cuando la opinión pública esperaba una remodelación del Gobierno, se ha encontrado con que el cambio se reduce exclusivamente al Ministerio de Educación.

Su nuevo titular, Íñigo Méndez de Vigo, secretario de Estado para la Unión Europea hasta ayer, va a ocupar el cargo sin que se le conozca relación alguna con la educación. Creemos que se trata de un grave error del presidente del Gobierno, por tres razones: por desconocimiento de la educación, porque la legislatura ya está acabada y porque lo releva en Europa cuando precisamente se están debatiendo temas de gran calado para la continuidad del euro y para los propios intereses españoles.

A José Ignacio Wert lo recordaremos como el peor ministro desde la Transición, al haberse mostrado incapaz de negociar y consensuar con una buena parte de la comunidad educativa. Nos impuso la LOMCE, que, pretendiendo la centralización del sistema educativo, lo ha convertido en un sistema desarticulado, y, a través de los recortes, atacó a la escuela pública y mermó la igualdad de oportunidades.

Al nuevo ministro, lo único que le pedimos es que paralice la LOMCE y que no tome nuevas iniciativas, a la espera de la convocatoria de las elecciones generales.

Comunicado de prensa FETE-UGT Educación
26 de junio de 2015

Comentarios