Las maestras de la República. Boletina Nº 3 de Políticas Sociales FETE-UGT

El proyecto educativo de la II República conjugaba la renovación pedagógica procedente tanto del ideario liberal de la Institución Libre de Enseñanza (ILE) como del programa educativo que propugnaba la escuela única del partido socialista, y configuró un modelo de educación caracterizado por ser público, laico, obligatorio y gratuito en la enseñanza primaria, en el que se facilitaba el acceso a los españoles económicamente necesitados a la enseñanza secundaria y a la universitaria, y en el que se instituía la coeducación en los tres grados de la enseñanza.

La coeducación y el carácter activo y creador eran concebidos como principios pedagógicos fundamentales. Este programa educativo implantaba en la enseñanza pública -y por tanto extendía al conjunto de la población-, los planteamientos de modernización pedagógica que, aunque influyentes en las primeras décadas del siglo XX, habían alcanzado hasta entonces únicamente a una pequeña parte de la población.

La escuela única o unificada de la II República pretendía que las instituciones fueran accesibles a todos según sus aptitudes y vocaciones, y no según su situación económica, social y confesional. Se trataba de una educación nacional y unitaria, que se dirigía a toda la sociedad, pero no de una educación uniforme, sino diferenciada según la individualidad del alumnado, siguiendo las modernas teorías educativas basadas en la pedagogía activa, intuitiva e integral, que estimulaban el desarrollo de la personalidad de cada niño y de cada niña en las escuelas mixtas.


La implantación generalizada de la coeducación en la II República, al sumarse a otras medidas fundamentales que eran el acceso de las mujeres a la igualdad jurídica y a la ciudadanía política, se convirtió, para los sectores más progresistas, en la expresión de la igualdad educativa entre los sexos, así como en un importante instrumento en pos de una mayor igualdad entre niños y niñas, entre hombres y mujeres.

Desde FETE–UGT llevamos varios años trabajando por la recuperación de la memoria histórica de la enseñanza de la Segunda República. Un proyecto que defendió el carácter público, universal, laico, bilingüe, solidario, obligatorio y gratuito de la enseñanza. El gobierno republicano era consciente de la importancia de la educación para la construcción de la democracia “España no será una autentica democracia mientras la mayoría de sus hijos, por falta de escuelas, se vean condenados a la perpetua ignorancia” Se afirmaba en el Decreto en el que se proyectaba la creación de 7.000 plazas de maestros y maestras en 1931. Las maestras y los maestros iban a ser considerados los funcionarios más importantes del Estado. Sobre ellos recaía la tarea fundamental de hacer llegar la educación a todos los rincones del país, incorporando las modernas teorías educativas que respondían a las necesidades de cada alumna y cada alumno.

Dentro de este proyecto de educación de la ciudadanía las maestras republicanas ocuparon un papel privilegiado, encarnando el modelo de mujeres modernas, cultas, e independientes. Implicadas en la renovación pedagógica, en la consecución de los derechos de las mujeres y en actividades sindicales y políticas fundamentales para el impulso del país.

Clica aquí para acceder al número 3 de la Boletina: Las maestras de la República. Como sabéis, en la columna derecha de nuestro blog, también está anclada dicha boletina

Políticas Sociales FETE-UGT

Comentarios

Entradas populares de este blog

Listas provisionales de interinos 2020-2021 de los diferentes Cuerpos y especialidades