FETE-UGT considera que, con la prueba externa de 3º de Primaria, el Gobierno muestra su desconfianza hacia la labor docente

El calendario de implantación de la LOMCE establece que en el presente curso escolar (2014-2015) se llevará a cabo la primera evaluación individualizada para todo el alumnado de 3º de Primaria, tal como determina el art. 20.3 de la LOE modificado por la LOMCE.

La evaluación es un instrumento importante para valorar el grado de mejora de la educación y una herramienta para conseguirla, por lo que debe ir acompañada de un compromiso con dicha mejora, si no queremos que se quede en un mero análisis o en elaboraciones de rankings.

Para FETE-UGT, la evaluación en la educación obligatoria ha de ser formativa, diagnóstica, orientadora y continua a lo largo del proceso con el fin de detectar los progresos y las dificultades, analizar las causas y reconducir los desajustes.

En el caso de las evaluaciones externas han de ser de diagnóstico, sin efectos académicos, con la participación y colaboración en ellas de los centros y del profesorado, permitiendo el desarrollo posterior de planes de actuación y mejora que contemplen medidas específicas. Las pruebas han de estar conexionadas con el currículo y no se deben utilizar para establecer clasificaciones.

  • En concreto, con respecto a la prueba de 3º de Primaria FETE-UGT teme que sea un examen para medir contenidos curriculares y no una evaluación de competencias; es decir, que sea una calificación o expresión del grado de suficiencia o insuficiencia de los conocimientos adquiridos por el alumno.

  • FETE-UGT considera que la LOMCE y el Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaria, dan a la evaluación individualizada externa una relevancia excesiva en comparación con la evaluación continua que se viene realizando a lo largo de los distintos cursos de Primaria.

El sindicato considera que queda supeditada la adopción de medidas ordinarias o extraordinarias, la repetición o no al resultado de una prueba externa en la que no se tienen en cuenta una serie de variables que influyen de forma importante en los resultados.

Esta prueba externa, en todo caso, debería ser considerada como información adicional a la evaluación realizada por el profesorado del centro -continua y global y que tiene en cuenta el progreso del alumnado en el conjunto de las áreas del currículo-.

  • FETE-UGT considera que primero habría que fijar el objeto de la evaluación y después los parámetros de dicha evaluación.

Si lo que se pretende con dicha prueba de 3º es establecer diagnósticos adecuados y ayudar a definir con mayor claridad los mecanismos para mejorar el proceso de enseñanza, FETE-UGT estima que los equipos docentes y los centros ya tienen mecanismos para analizar los factores que inciden en el nivel de aprendizaje alcanzado y posteriormente adoptar las medidas más adecuadas, sin necesidad de la realización de una prueba externa.

Otro tema sería si los recursos de los que se disponen en los centros son los suficientes para que el alumnado reciba los apoyos necesarios.

Si lo que se pretende es regular la promoción del alumnado a los cursos siguientes, los equipos docentes vienen desarrollando y aplicando evaluaciones que tienen por objetivo valorar si los estudiantes están suficientemente preparados para promocionar a los siguientes cursos, sin tener que recurrir a los resultados de una prueba externa.

Más bien parece que se quiere supervisar y regular por parte de las autoridades educativas este proceso. El problema es que se quiere hacer con una herramienta limitada –prueba externa-, cuyas consecuencias directas pueden modificar el proceso de aprendizaje del alumnado dependiendo del resultado de las mismas.

  • No cabe duda de que los resultados de una prueba externa en la que se evalúa el rendimiento académico del alumnado constituye una fuente de información para el profesorado, para el centro y para la administración educativa, pero hay que ser prudentes con la utilización de estos resultados.

FETE-UGT considera que se puede correr el riesgo de generar con estas publicaciones un ranking de centros, lo que contribuye a la competitividad entre ellos, quedando lejos el primar la colaboración, cooperación y participación entre los mismos.

  • En la ponderación de los resultados, el sindicato considera imprescindible tener en cuenta una serie de variables que condicionan el proceso de aprendizaje y por tanto los resultados de las pruebas, como son el nivel sociocultural, los recursos disponibles, características del centro, del alumnado, organización…, esenciales a la hora de contextualizar medidas de mejora. De no tenerse en cuenta, el riesgo de desvirtuar los resultados es mayor, ya que una misma puntuación no tiene el mismo valor en todos los centros.

La evaluación de los centros basada solo en los resultados obtenidos por el alumnado, premiando a los que tienen mejores resultados y aplicando medidas correctoras a los demás, sin tener en cuenta otras variables que intervienen en los resultados, no es la mejor medida para conocer la realidad de los mismos. Además, ha de ir acompañada de actuaciones de apoyo a los centros, bien sean programas de mejora, apoyo externo, planes de refuerzo, de profundización, de orientación…, conforme a sus necesidades y teniendo en cuenta su entorno y características.

  • En el Real Decreto 126/2014 en el que se establece el currículo de Primaria se enumera siete competencias del currículo, pero especifica que se potenciará el desarrollo de las competencias Comunicación lingüística y Competencia matemática, que son las que se van a evaluar en las dos pruebas individualizadas de 3º y 6º.

FETE-UGT defiende la necesidad de desarrollar todas las competencias para que el alumnado reciba una formación integral, por lo que aboga por un currículo flexible, aunque riguroso, que amplíe las posibilidades de aprendizaje del alumnado.

Por ello se hace imprescindible una evaluación continua y formativa que permita ajustar continuamente el proceso educativo, apartando los obstáculos, evitando lagunas irreparables y proporcionando las medidas necesarias, evitando así fracasos irreparables.

  • Un tema que inquieta especialmente al sindicato es la situación en la que deja la realización de estas pruebas al profesorado. Este va a tener que supeditar su labor docente al resultado de las mismas, sin poder participar ni en la elaboración ni en la realización de estas pruebas externas, que serán aplicadas y calificadas por personas que no conocen al alumnado, lo que en cierto modo demuestra la desconfianza del Gobierno hacia la labor docente, generando la desmotivación del mismo y socavando su autonomía profesional.

  • Desde FETE-UGT preocupa que estas pruebas puedan marcar el desarrollo del aprendizaje y los contenidos que se desarrollarán en los centros para conseguir buenos resultados en las mismas. Aprender para superar una prueba no es lo mismo que aprender para conseguir el desarrollo integral del alumnado y más si tenemos en cuenta que existen competencias que no se miden, pero que son fundamentales en la formación del alumnado.

Consideramos que estos exámenes podrán medir el rendimiento de dos materias instrumentales, pero no transmitir la complejidad de toda la educación, ni evalúan otros aspectos importantes para el desarrollo integral del alumnado.

  • FETE-UGT defiende una evaluación continua, adecuada y contextualizada a las peculiaridades del centro y del alumnado. Han de estar realizadas por el profesorado del centro que es el que conoce las características y las necesidades del alumnado, con la finalidad de mejorar el proceso de aprendizaje del mismo y no ser censales, ni estandarizadas, encaminadas, por un lado, a la repetición, y por otro a aumentar los recursos de los centros con buenos resultados (premios) o a aplicar planes específicos de mejora en los que no los tienen (castigos), tal como se recoge en último párrafo del artículo 12 del Real Decreto 126/2014.

  • Hay que tener en cuenta que además de la legislación estatal para la prueba de 3º de Primaria, la normativa propia de cada administración educativa también se podrá tener en cuenta para completar los estándares de aprendizaje evaluables o los criterios de evaluación propios del currículo de cada Comunidad Autónoma, tal como establece la LOMCE en su artículo 6 bis “las administraciones podrán en relación con la evaluación durante la etapa, complementar los criterios de evaluación relativos a los bloques de asignaturas troncales…”

Por ello y a la espera de aplicación de la prueba al alumnado de 3º de Primaria y dando por sentado que se han de establecer los estándares metodológicos y científicos para garantizar la calidad, validez y fiabilidad de la prueba, desde FETE-UGT confiamos que los resultados de esta prueba se utilicen por las administraciones educativas, como un instrumento más dentro de los que ya se contemplan en los procesos de evaluación del alumnado y sirva para mejorar los procesos de enseñanza y no como una herramienta que busque errores y deficiencias y sea sancionador tanto para el alumnado, como para el profesorado y los centros.

FETE-UGT

Comentarios