FETE-UGT reivindica el reconocimiento de la labor docente a través de una promoción profesional adecuada, flexible y bien retribuida

La promoción profesional es uno de los componentes que han de configurar el demandado Estatuto de la Función Pública Docente. FETE-UGT defiende una promoción profesional que sirva de motivación y aliciente para los docentes, con dos tipos de vía: horizontal y vertical.

* PROMOCIÓN HORIZONTAL BASADA EN LA ACREDITACIÓN DE MÉRITOS

Esta promoción ha de reconocer económica y profesionalmente la labor docente sin necesidad de cambiar de nivel educativo y ha de estar basada en la acreditación de méritos.

FETE-UGT considera que España carece de un sistema de promoción profesional efectivo, ligado a la valoración de la práctica docente. En la actualidad, la promoción horizontal en nuestro país únicamente está basada en la percepción de un complemento retributivo, que puede obtenerse de manera voluntaria cada seis años, con carácter acumulativo siempre que se acredite un determinado número de horas de formación, siendo su cuantía variable según las diversas comunidades autónomas, y es conocido como "sexenio".

FETE-UGT propone un nuevo modelo de promoción horizontal organizado en tramos o grados. El período mínimo para pasar de un tramo a otro sería de 3 años y el máximo de 6. Esto daría la posibilidad de acortar el número de años necesarios para que los docentes pudieran culminar su formación profesional. Actualmente se necesitan 30 años para llegar al máximo de subida retributiva por el concepto de sexenios (30 años = 5 sexenios x 6 años). Con la propuesta de FETE-UGT los docentes podrían conseguir este máximo en menos años (21 años = 7 tramos x 3 años).

Cada grado o tramo se podrá adquirir por la acreditación de méritos a través de una serie de criterios accesibles a todo el profesorado, entre ellos:

- Actividades de formación permanente.
- El reconocimiento de la función tutorial y de la especial dedicación al centro.
- La participación de equipos docentes en proyectos conjuntos de mejora de la actividad didáctica en el aula o en la vida del centro.
- La participación en proyectos de experimentación o innovación educativa.
- La asunción de tareas y responsabilidades complementarias.
- El desempeño de cargos directivos.
- La valoración del trabajo desarrollado fuera del aula.
- La evaluación positiva voluntaria de la práctica docente. Esta evaluación debe ser colegiada y respetando los principios de imparcialidad, objetividad, transparencia y no discriminación.

La acreditación de los méritos ha de realizarse con criterios transparentes, rigurosos, objetivos, consensuados y con suficientes garantías administrativas y jurídicas, extendiéndose su aplicación y reconocimiento a todo el Estado.

Los criterios señalados anteriormente y que conllevan "mayor dedicación" no pueden suponer trabajar más horas en el centro docente, sino una dedicación estable a determinadas tareas.

Este modelo de promoción ha de tener únicamente efectos retributivos. No obstante, han de mantenerse los requisitos para la obtención de sexenios tal como está en la actualidad.

FETE-UGT rechaza que se valore como criterio para la promoción profesional el rendimiento y/o resultados del alumnado. En el rendimiento del alumnado influyen muchos factores como son el entorno sociocultural, el nivel académico, el número de alumnos con necesidades educativas en el aula, etc. Establecer una relación directa entre el rendimiento escolar y las retribuciones económicas del profesorado es tener una visión muy simplista y economicista de la educación.

La implantación de este nuevo sistema supondría una notable mejora para todo el profesorado al permitir su homologación con las condiciones medias de los docentes de los países de nuestro entorno. Se trata, en definitiva, de reconocer la diferente implicación y dedicación que, hasta ahora, muchos docentes realizan de forma desinteresada y no reconocida.

* PROMOCIÓN VERTICAL BASADA EN UN CONCURSO DE MÉRITOS

Esta promoción ha de permitir la movilidad entre los distintos cuerpos docentes, incluido el universitario, siempre que se posean la titulación adecuada y la experiencia docente necesarias.

Ha de estar basada en un concurso de méritos con un determinado baremo y con unos requisitos mínimos de publicidad, objetividad y con las garantías del Estado de derecho y no en el actual sistema de concurso-oposición. No es admisible que la promoción vertical sea una continua carrera de obstáculos como sucede en la actualidad.

Ha de ser una promoción efectiva y real, por lo que las ofertas de empleo deberán tenerlo en cuenta y reservar plazas suficientes para dicha promoción.

¡Tus reivindicaciones, nuestro compromiso!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Listas provisionales de interinos 2020-2021 de los diferentes Cuerpos y especialidades