Igualdad y redes sociales: prevenir la violencia de género en el espacio digital

Cristina tiene doce años y es estupenda bailando hip-hop, así que las fotos de sus pasos las sube a Instagram. Fue allí donde conoció a David, con el que le una relación muy estrecha a pesar de que nunca se han visto en persona. Cristina y David forman parte de la generación de "nativos digitales" que transitan por las redes en su tiempo libre. Es allí donde se expresan, contactan, participan, intercambian experiencias o inician nuevos caminos. A través del espacio virtual están definiendo su identidad, tratando de ser parte del grupo de iguales, intentando conseguir un papel en un mundo marcado por las reglas que cuestionan.

Lo normal y lo deseable, es que estas redes no sustituyan otros espacios "reales" como quedar después del instituto o los fines de semana, sino que lo vivan como un continuo que establecen entre el plano real y virtual. No es inusual que, a la vez que mantienen una conversación presencial, estén enviando mensajes o navegando en la red o que sigan conectándose a lo largo del día, venciendo las limitaciones del tiempo y el espacio. Obviamente, este nuevo escenario entraña multitud de posibilidades, pero también surgen nuevos riesgos y peligros, como son las situaciones de acoso y violencia hacia las chicas que lamentablemente se están dando en edades cada vez más tempranas. Es necesario precisar que, aunque las redes "no fomentan" las situaciones de acoso y violencia hacia las chicas, tan solo reproducen lo que ya existe. Sin embargo, sí se han convertido en un nuevo instrumento para controlar, denigrar o acosar no solo desde la privacidad, sino con la posibilidad de utilizar el espacio público como escenario.

El control de la pareja a través del WhatsApp es, quizás, la más conocida de las prácticas, pero existen otras formas como son el juego del Versus, en el que se invita públicamente a votar por dos fotografías de chicas; el Sextorsion, en el que se utilizan fotos y vídeos para chantajear a la pareja o el hackeo de la identidad o los comentarios denigrantes hacia el cuerpo de las chicas. Situaciones que trasladan la violencia a una nueva dimensión, donde la víctima siente que pierde el control sobre su intimidad, y que puede provocar el retraimiento de la participación de las chicas en espacios que viven como inseguros. La solución no pasa por la prohibición, pero sí es fundamental que desde el espacio educativo se plantee la formación para navegar con seguridad en las redes, ayudándoles a tomar conciencia de las posibilidades y riesgos que entrañan, y enseñándoles a actuar de forma responsable, tanto en relación con su imagen, y sus datos como en las relaciones que establecen o la forma de comunicarse y utilizar la información de otras personas.

Saber quién quiero ser en la red, qué identidad estoy construyendo cuando subo fotografías y comentarios, hasta qué punto estoy protegiendo mi intimidad cuando participo en Facebook, Tuenti, Twitter, Instagram, cómo viven las interacciones en las redes, o cómo no sentir que desaparezco si no estoy continuamente en conexión, son algunas líneas de reflexión que, sin duda, pueden aportar elementos de confianza para navegar con seguridad y sin peligro.

Pero, sin duda, si queremos prevenir la violencia de género es necesario implicar a las chicas y los chicos en la construcción de relaciones de igualdad, positivas y libres que no caigan en las trampas de posesión y poder del denominado "amor romántico". La autonomía y sensación de libertad que proporcionan las redes contrasta con las ataduras y el acoso de las situaciones de control que se trasladan desde la vida real al hiperespacio, con el agravante de que el anonimato puede esconder al agresor pero no a la víctima que queda de esta forma expuesta a un universo con un alcance ilimitado.

Tal y como afirma el colectivo Pandora Miravilla, la mejor manera de combatir la violencia de género en las redes sociales es hacer de éstas un espacio donde predominen los mensajes igualitarios y de buen trato, utilizar Internet con todas sus posibilidades para desarrollar la creatividad, la cooperación y el desarrollo de jóvenes y adolescentes. Porque creemos que esta es una cuestión que debemos trabajar en los Centros Educativos, en FETE-UGT, en colaboración con el Colectivo Pandora Miravilla y Escuela Española, próximamente publicaremos un monográfico con "Claves y recomendaciones para entender y viajar de forma segura por la RED".

Luz Martínez Ten, Secretaria de Políticas Sociales de FETE-UGT

Comentarios

Entradas populares de este blog

Listas provisionales de interinos 2020-2021 de los diferentes Cuerpos y especialidades